Por Weildler Guerra y Tivi López.

La aceituna o iruwa es una de las frutas silvestres más asociada a la memoria de nuestra infancia en el norte de La Guajira. Las mujeres wayuu las traían en mochilas que cargaban en sus espaldas hasta las casas de las ciudades como Riohacha y a otros poblados guajiros. En México esta fruta es llamada Capulín, se consume desde tiempos prehispánicos y tiene diversos empleos en su cocina pues con ella se preparan dulces, jarabes y mermeladas. Usualmente los wayuu las pueden dejar al sol durante varios días para que ella adquiera esa consistencia pastosa y ese sabor dulce que la caracteriza. De la aceituna los wayuu también elaboraban una bebida alcohólica obtenida gracias a su fermentación.

Esta fruta cuyo nombre científico es Vitex compressa se consume directamente o en bebidas frescas y fermentadas. Su recolección se encuentra marcada por una estrella llamada Iruwala que marca el tiempo de su fructificación. En la recolección y consumo de frutos silvestres se muestra como los astros inciden en la vida de los humanos y otros seres. Para los wayuu las estrellas no se mueven de una manera mecánica e impersonal. Aunque sus movimientos siguen un orden similar a las actividades de los seres humanos, en ocasiones su curso puede ser desviado o suspendido por la acción de otros seres.

Las historias acerca de seres como Ka’i: sol y Kashi: luna,nos muestran sus roles masculinos y su interacción con otros seres considerados personas que son considerados fuerzasintegrales en el funcionamiento de un cosmos unificado. La pregunta desde la cual parte la explicación del mundo para los indígenas no es, como en la ciencia occidental, un interrogante asociado metafóricamente al funcionamiento de un reloj de cuerda ¿cómo funciona esto? sino que busca la intencionalidad existente detrás de un fenómeno ¿quién y por qué lo causa? De esta manera la época llamada iruwoo’ulu aparece una estrella hermana menor de Juya, un ser mítico que tiene un papel fecundador y generador de vida. El arribo de Juya se asocia con la fertilidad de los humanos, las plantas y los animales. Iruwala, la estrella, causa la abundancia de las aceitunas.

La aceituna es una fruta asociada a las abuelas indígenas que preparan afectuosamente para sus nietos una bebida llamada Oorolima’a. La aparición del molino de metal ha facilitado que estas la pulpa de esta fruta puedan molerse con pulpas y semillas.

Para preparar las bebidas derivadas de la aceituna requerimos las frutas ya maduradas y secadas.

Ingredientes.

Las molemos junto con las semillas de lo que obtendremos una pasta la que pondremos en un recipiente.

Moliendo la aceituna.

Pasta de aceituna.

Añadimos leche que batimos con un tenedor constantemente hasta que se integren los elementos lo que le da una apariencia ligeramente achocolatada.

Batiendo la aceituna y la leche.

Como la aceituna es dulce su sabor natural no requiere azúcar. Aunque todo es según el gusto de las personas. Luego la colamos y podemos consumir con hielo o no, según su preferencia gustativa.

Bebida de aceituna en leche.

Jugo de aceituna en agua.

En otro tipo de bebida más simple puede hacerse simplemente con agua como un jugo de frutas al que podemos añadir un elemento endulzante. ​Al consumir recordaremos a Iruwala la estrella generosa que anuncia y causa la fructuficación de las aceitunas.

Aceituna o Iruwa.

Bebidas de aceituna en agua y en leche.

PS. Agradecemos a nuestra prima Yira Fajardo Cuvelo el envío de estas aceitunas o Iruwa desde el bosque guajiro hasta Barranquilla.

Contenido sugerido: