*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com

Por Amylkar D. Acosta M. – Exministro de Minas y Energía y Miembro de número de la ACCE.

Cómo no recordar y conmemorar, como es debido los primeros siete años de la partida de nuestro gran maestro y amigo José Consuegra Higgins, fundador de la Universidad Simón Bolívar, regentada por su hijo, el Rector José Consuegra Bolívar y de cuya sala general me honro en hacer parte.

Para la sociedad y para Colombia toda Jose Consuegra Higgins fue ante todo un maestro ejemplar, un ideólogo de grandes quilates a nivel latinoamericano, porque él supo proyectarse con sus ideas e ideales allende nuestras fronteras.

Fue un gran pensador, a la altura de su amigo, el argentino Raul Prebish y con él influyó determinantemente en la forja de un pensamiento económico propio, apartándose de las que llamó con propiedad nuestro laureado García Márquez “doctrinas recalentadas” que nos vienen desde el exterior, cuando “nuestra virtud mayor es la creatividad”.

Lea también:

José Consuegra Higgins fue un grande entre los grandes académicos de este país. Él, junto con Mario Arrubla, que falleció recientemente, fueron los gestores y propulsores de la teoría del Subdesarrollo, para explicar el atraso, el rezago de las economías de América Latina en el contexto global. Teoría esta que sigue teniendo su sustento.

Yo mismo, como su discípulo, fui beneficiario de sus enseñanzas, pues en plena formación en la disciplina de la Economía abrevé en su pensamiento, pues tuve en sus libros, en la infaltable revista de Desarrollo Indoamericano y en sus frecuentes conferencias una gran cantera de conocimiento de avanzada.

¡Ah!… y por muchos años fue el único economista del Caribe miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas (ACCE), de la cual soy miembro de Número ¡A mucho honor!

www.amylkaracosta.net