*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com

Por Nicole Peñalver Fonseca.*

Disfrazados de magos de la saga de Harry Potter y haciendo la seña de resistencia de tres dedos de Los Juegos del Hambre, estudiantes protestan en Tailandia en pro de la democracia.

El 18 de julio fue el inicio del movimiento estudiantil. Jóvenes de secundaria y universitarios se congregaron en los campus para organizarse y exigir.

Entre el pliego de peticiones se encuentra: una nueva constitución, el cese de la censura, la disolución del parlamento, limitar el poder de la fuerza militar y de la monarquía.

La constitución fue redactada por las fuerzas militares luego del golpe de estado del 2014. Esta carta magna concede el poder a la rama ejecutiva de elegir al parlamento, y como consecuencia de esto existe un régimen promonarquía y promilitar que tiene al país del sureste asiático sumergido en una crisis económica, asimismo, se añade la crisis sanitaria por la mala gestión de la pandemia.

Contenido sugerido:

Los sectores anteriormente mencionados son también los responsables de las vividas persecuciones a los manifestantes. En los últimos días según Amnistía Internacional han detenido al menos a 20 manifestantes pacíficos. Muchos de los arrestados han sido fotografiados en sus detenciones realizando el signo de los tres dedos de la película Los Juegos del Hambre, que significa respeto, unidad y amor.

Además, los medios de comunicación se autocensuran y limitan la información sobre la realeza, ya que la crítica a la monarquía es penalizada hasta con 15 años de cárcel, es por esto que los protestantes utilizan diversas y creativas formas de protestar, como la figura de Lord Voldemord de Harry Potter haciendo referencia al “Innombrable” como lo es el rey.

El pasado 16 de agosto entre 1.000 y 3.000 personas se reunieron en el Monumento a la Democracia en Bangkok.

Maha Vajiralongkorn, rey de Tailandia, ocupo el trono en el 2016 luego del fallecimiento de su padre quien poseía de buena reputación ante los tailandeses, sin embargo, por diferentes razones el actual rey ha creado disgusto entre la población.

Según la Agencia EFE, el rey no paga impuestos y gestiona alrededor de 35.000 millones de dólares de la Oficina de Propiedades de la Corona, desde Alemania, país donde reside.

El régimen militar ha sido un motivador más para que los estudiantes tailandeses salieran a las calles, eligiendo a dedo los cargos públicos, redactando la constitución a su antojo y disolviendo el partido político de oposición popular entre los jóvenes “Future Forward”, lo que hizo que incrementara la indignación.

Para los manifestantes la búsqueda de la democracia y de los derechos humanos les da esperanzas de un mejor futuro que ha sido arrebatada por la dictadura como lo menciona una fuente anónima para The Guardian.

Para los tailandeses la lucha pacífica continua en medio de la pandemia con manifestaciones diarias. El pasado 16 de agosto entre 1.000 y 3.000 personas se reunieron en el Monumento a la Democracia en Bangkok, esta manifestación de carácter cinematográfico se reconoce como una de las marchas más grandes de Tailandia desde el golpe de estado del 2014.

nicolepenalver14@gmail.com