Con el propósito de seguir mejorando la calidad de vida de quienes más lo necesitan, la Alcaldía de Hatonuevo a cargo de Luis Arturo Palmezano Rivero junto a la gestora social Sandra Milena Sáenz Alba, continúan entregando sillas de ruedas a personas con discapacidad residentes en el municipio.

Esta vez un grupo de apoyo de la alcaldía llegó hasta el barrio Mayalito I, donde reside Antonio Ramón Valles Vilchez, un ciudadano venezolano, proveniente de Puertos de Altagracia, Estado Zulia, quien debido a la difícil situación que atraviesa su país tuvo que dejarlo todo y marcharse a buscar nuevos rumbos. Llegó a La Guajira colombiana y luego de un sin número de paradas en distintos puntos de la península, decidió establecerse en Hatonuevo.

Contenido sugerido: 

Como si perderlo todo no hubiese sido suficiente, ya establecido en este municipio, luego de cuatro años, se enteró que padecía de una peligrosa enfermedad, la que mal atendida, acabaría con su vida y llenaría de tristeza a toda su familia.

Con fe y la esperanza siempre puestas en Dios, no se rinde y está dando la pelea para ganarle días a su vida. Un hombre optimista, sonriente y creyente que los milagros de Dios sobrepasan todo límite.

Al ver llegar a la funcionaria de la alcaldía con la silla de ruedas para su esposo, María Sthormes Chávez, no cabía de la emoción, miró al cielo, y exclamó: “muchas gracias señor, tú no dejas a tus hijos nunca” y con lágrimas en su rostro, agradeció el gesto, y valoró el noble compromiso que lidera la Oficina de Gestión Social del municipio, con los más necesitados.

“Pensamos que nunca llegaría la ayuda que solicité, porque somos venezolanos”, dijo Ana María, una de las cuatro hijas, del matrimonio Valles Sthormes.

Por lo cual, el mandatario de los hatonueveros emitió el siguiente mensaje: “Somos una administración de puertas abiertas, inclusiva, que trabaja de corazón por todos y cada uno sin distingo alguno. Me interesa es el bienestar colectivo y apostamos al desarrollo pleno y la tranquilidad de todos y cada uno de los que que residen en la Ciudad del Porvenir, aquí estamos. Dios los bendiga”.

Esta familia se suma a los beneficiados con sillas de ruedas este año en el municipio de Hatonuevo, lo que permitirá tener un mejor vivir tanto para la persona con la discapacidad como a sus seres queridos.