Antes que los trabajadores de Cerrejón iniciaran la huelga el pasado 31 de agosto, esta compañía había entregado unos 20 millones de litros de agua a 180 comunidades indígenas cercanas a su operación y en el casco urbano de Uribia.

Juan Carlos Consuegra, vicepresidente de la multinacional, afirmó que desde que inició la emergencia sanitaria por la pandemia, hubo un gran compromiso y por eso se hizo una alianza con la gobernación para la entrega del líquido, que viene de las plantas de tratamiento de agua en la mina y en Puerto Bolívar.

“La entrega la hemos realizado por medio del tren del agua y carro tanques, que diariamente salen de nuestras instalaciones para ir a las comunidades”, agregó.

Asimismo, indicó que la suspensión de las operaciones por la huelga afecta la forma en la que hemos venido entregando esta ayuda a las comunidades étnicas y a La Guajira y nos obliga a buscar una nueva forma de poder seguir apoyando a las comunidades durante la emergencia.

“A pesar de esta situación en la que estamos, vamos a hacer todo lo que podamos para poder seguir apoyando a La Guajira para enfrentar juntos la propagación del COVID-19. Aunque no es sencillo, somos conscientes de que, en medio de una crisis como esta, nuestro esfuerzo debe ser mayor. La Guajira cuenta con nosotros”, concluyó Juan Carlos Consuegra.

Durante la emergencia originada por COVID-19, y a pesar de su crisis actual, Cerrejón asegura que ha apoyado a La Guajira con más de 11.000 millones de pesos en ayudas humanitarias. Este apoyo se ha centrado, además de la entrega de agua, en distribuir más de 50.000 mercados y elementos de protección e higiene a las comunidades étnicas y a fortalecer el sector Salud con la donación del primer laboratorio de biología molecular del departamento, cerca de 100.000 insumos médicos, que incluyen tres respiradores medicos, y más de 400 equipos.