*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com

Escribo desde el confinamiento esta carta de agradecimiento a ASAA, antes Aguas de La Guajira y antes de antes, Aguas 2000. Mi complacencia es por las 4 horas de agua a la semana que me permiten llenar la alberca y racionar su consumo para 7 días. Mis agradecimientos se los hago extensivos al alcalde como responsable del servicio y a su diligente equipo de trabajo.

La programación de ASAA consulta todos los protocolos de bioseguridad y asistencia psicológica para el usuario por que tiene incidencia como terapia de confinamiento, en tanto que equilibra la paciencia, ofrece una pedagogía de la espera y ocupa el tiempo de ocio del fin de semana como actividad complementaria del descanso.

Estos agradecimientos los hago en nombre propio y no representan el pensamiento de la ciudad, por que solo me sucede a mí y por ello mi tributo y gratitud. Recibo con complacencia cada comunicado, y en cada letra veo la expresión autentica de la responsabilidad social corporativa: El agua escasea en verano, por que es tiempo de sequía; pero cuando llueve también escasea por que el torrente aumenta y se producen daños, todos los años en la misma dársena, en la misma bocatoma y ellos en su misericordiosa responsabilidad nos los cuentan para que tengamos tranquilidad. ¡Vivimos extasiados en una permanente alerta naranja!

Contenido sugerido: 

• Pandemia de pasión

• ¡Va a haber tendereta!

• El trapo rojo

• Jepirachi: Lecciones no aprendidas

La paciencia se fortalece en los sendos intentos cebando la turbina para competirle a la vecindad que también activan sus maquinas para chuparle el agua que se resiste a dejar la tubería. Mis ojos se iluminan con el gorgogeo de la esquiva presión, con los amagues y el goteo, su mezquindad es insinuación para que siga insistiendo, en cualquier momento de la madrugada llega y puedo entonces dormitar un ojo y el otro sostenerlo en la espera, en la constancia, en el gota a gota, hasta que se llene.

No tiene precio esta operación semanal, así el agua llegue mona y no sea potable. Suficiente debo tener con que alcance a llenar la alberca. Este es un sacrificio inmerecido que me permite escuchar como grillos el trino de las turbinas de los patios vecinos, un ronroneo musical que contamina mis sentidos, tan sincrónico como un reggaetón.

No puedo dejar de celebrar como Ali Baba junto a los 40 alcaldes elegidos popularmente desde 1988 que hace 5 años una ley nos elevó a Distrito. Sin agua, sin empleo, sin calles, sin alcantarillado; con más alumnos que colegios y más hambre que trapos rojos. Dura es la ley, pero es la ley. Tenemos los mismos problemas del comienzo, pero nos consuela el rutilante título de marqués que nos da la condición de Distrito y ello conforma nuestra felicidad. Gracias Vieja Mello, por tus hijos y por su obra.

Anticipo mis sinceros agradecimientos a la empresa, sus dueños y sus socios -incluido el alcalde-, nadie nos había dado tanto en 32 años, que la Virgen los ilumine en tan encomiable misión. Espero finalmente y confío que el Concejo Municipal les conceda facultades amplias y suficientes, y les otorgue la máxima distinción por su denodado compromiso con el bienestar de esta sociedad, que por fortuna los parió.

Atentamente,

Angel Roys Mejía.
Usuario complacido y feliz.
2:30 a.m., domingo 26 de julio de 2020.

angelroys6mil@gmail.com

@Riohachaposible