Haciendo parte de la Gran Sembratón Nacional liderada por el Ministerio de Ambiente, Cerrejón se convirtió en la empresa minera en Colombia que más árboles plantó en esta edición, con la siembra de más de 300.000 ejemplares en el departamento de La Guajira; ocupando además el tercer puesto entre las empresas de todo el sector productivo del país.

Más de 2,1 millones de árboles de 40 especies nativas del bosque seco tropical como el roble, el ollita de mono, el caracolí, el guayacán, el volador y el quebracho, entre otros, ha sembrado hasta la fecha esta compañía, contribuyendo a la protección y restauración de este ecosistema en La Guajira, uno de los más amenazados del país.

Contenido sugerido:

De acuerdo a Daniel Dávila, superintendente de Biodiversidad, Rehabilitación de Tierras y Compensaciones Ambientales de Cerrejón: “Esta apuesta es una muestra del compromiso de Cerrejón con la construcción de un legado ambiental para La Guajira. Desde el inicio de nuestra operación hemos implementado diferentes iniciativas encaminadas a proteger y restaurar el bosque seco, gracias a lo cual, hoy contamos con un corredor biológico y uno de los espacios mejor conservados de este tipo de ecosistemas en el Caribe”.

Agregó que “en los próximos diez años sembraremos más de 9 millones de árboles nativos y continuaremos implementando acciones que contribuyan a la conservación de este ecosistema”.

Asimismo, Cerrejón informó que se encuentra fortaleciendo una red de viveros junto a miembros de comunidades vecinas para realizar las actividades de reforestación y con ello continuar aportando a la consolidación del corredor de conectividad Wuin-Manna, que con más de 25.000 hectáreas conecta a la Serranía del Perijá y la Sierra Nevada de Santa Marta.

Concluyó apuntando que “con el desarrollo de este tipo de iniciativas, la compañía continúa demostrando su compromiso con la recuperación y la rehabilitación del bosque seco tropical, el desarrollo de acciones que proporcionan conectividad de ecosistemas y mantener la diversidad biológica y los procesos ecológicos”.