*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com

Por Emilsa Rojas Atencio.

Según el calendario chino el año 2020 fue bautizado como el año de la rata, un signo asociado a la prosperidad, persistencia, pero sobre todo a la supervivencia. Para algunos astrólogos la rata marcaba situaciones abruptas, inesperadas, violentas e irracionales, no estaban nada equivocados, la rata nos vino a robar todo, especialmente nuestra felicidad y tranquilidad.

Pero vaya año 2020, este quedará presente en los recuerdos de cada ser humano que vivió y sintió las diversas cargas emocionales en sus respectivos países; la humanidad afrontó un tiempo difícil que trajo consigo cambios y comportamientos familiares, sociales, económicos y políticos. No estábamos preparados para la llegada de esta robusta rata, con características apocalípticas, la cual consumió todo a su paso, llegó con propiedad y trató de debilitar poco a poco a la raza humana.

 

La rata se empoderó de su año, inició su obra en un mercado de Wuhan (China) en diciembre de 2019 y desde allí arrancó una de las peores pesadillas que ha vivido esta generación de humanos y coincidencialmente para los chinos el signo de prosperidad se convirtió en una terrible adversidad, el mortal virus Covid-19 comenzó su trabajo; por su parte la rata cada vez más agresiva ganaba terreno hasta llegar a cualquier punto geográfico de la tierra, ella había consolidado un enorme poder, era la antagonista en esta historia reciente, reinaba en un mundo donde se hablaba solo de escasez, confinamiento, quiebres económicos, familias fragmentadas, hambre, tristeza, dolor y muerte.

Fuimos testigos de un mundial contagio de Covid-19 en más de 82 millones de personas, más de 46 millones ganaron la batalla y lograron recuperarse, pero la cruel muerte se llevó a más de un millón ochocientas mil vidas, cifras avaladas por la OMS.

Este dañino animal, trajo consigo una invasión de plaga de langostas en los países africanos de Kenia, Somalia y Etiopía afectando la seguridad alimentaria de miles de africanos; también incendios forestales en Australia donde murieron miles y miles de animales, huracanes que arrasaron con su furia a islas e islotes, entre ellas a la isla colombiana de Providencia destrozada un 98% y castigando severamente a los países centroamericanos de Honduras y Nicaragua.

También el 2020 se llevó a grandes personalidades a nivel mundial como a la figura del baloncesto Kobe Bryant, al expresidente de Egipto Hosni Mubarak, a la leyenda de la música country Kenny Rogers, al actor de la famosa saga “Star Wars” Andrew Jack, al actor de origen indio de “Quien quiere ser millonario” Irrfan Khan, al caricaturista y padre de la inteligente Mafalda Quino, al actor estadunidense de la “La Pantera Negra” Chadwick Aaron Boseman, al actor británico Sean Connery, a los futbolistas el italiano Paulo Rossi y el argentino Diego Armando Maradona, al ex técnico de la selección Argentina Alejandro Sabella, al salsero Tito Rojas y al rey del bolero, el mexicano Armando Manzanero, entre otras personalidades.

En Colombia la rata hizo estragos llevándose la vida de cientos de médicos y personal de la salud, al ex senador y político santandereano Horacio Serpa, a la actriz Lucero Gómez, al ex futbolística Ricardo Ciciliano, al exministro de Hacienda Roberto Junguito, a los alcaldes Miguel Ángel Gómez del municipio de Tarazá (Antioquia), Jhon Jairo Higuita del municipio de Urrao (Antioquia), Eduardo Polo Mendoza del municipio de Repelón (Atlántico) y Fredy Ramos del municipio Tenerife (Magdalena), entre otros.

La humanidad sigue en jaque, deseamos que nuestro Dios erradique el mal y lo expulse hacia los confines de la tierra sin retorno. Los hombres se han aferrado más a la fe y a las oraciones, confían en el poder divino para sanar a la tierra de la enfermedad que la aqueja y que pueda restablecerse la salud, economía y la tranquilidad. Por su parte los chinos han predicho que el año 2021 será el año del Búfalo de Metal, que se caracteriza por tener una energía intensa y directa.

Hoy tenemos esperanzas que el “Quédate en casa” sea el título de una película donde la trama apunte al resurgimiento de una raza humana pujante, fuerte ante la adversidad, ya hemos preparado el camino para recibir los buenos tiempos, nos espera un ancho sendero repleto de bendiciones reservadas para nosotros por el verdadero Rey de Reyes, el que ha permitido que tú y yo sigamos formando parte de su reino acá en la tierra, donde se habla solo de prosperidad, salud, unión familiar, abundancia, gratitud y mucho amor. Este 2021 es el año que visionamos, el de las oportunidades, el de la revancha, ¡el año para volver a vivir y sonreír!