Un reducido grupo de extrabajadores de Cerrejón, que salieron de la compañía hace más de 20 meses, están bloqueando de manera ilegal la línea férrea desde el pasado martes, 8 de noviembre. Estas personas están exigiendo, con vías de hecho, ser reintegrados de manera inmediata, con salario retroactivo desde que salieron de la empresa, o una indemnización mayor a lo establecido en la Ley y a los beneficios extraordinarios que ofreció la empresa a la terminación de los contratos de trabajo.

Estas personas, que fueron despedidas en febrero de 2021 en estricto cumplimiento de los requerimientos de Ley, no aceptaron un plan de retiro voluntario superior a la indemnización legal ni las diferentes alternativas que ha presentado la compañía, y están recurriendo a este tipo de acciones para exigir que a ellos se les entreguen más beneficios.

“Somos una compañía abierta al diálogo, como lo hemos demostrado con estas personas desde hace varios meses, pero nos hemos encontrado con un reducido grupo de personas que están haciendo exigencias irrazonables mientras llevan a cabo un bloqueo ilegal de la operación. Por eso, invitamos a las autoridades a dar su apoyo para que se puedan llevar a cabo diálogos sin vías de hecho que afectan de manera importante la economía regional y nacional”, señaló Luis Eduardo Marulanda, vicepresidente de Asuntos Públicos y Comunicaciones.

Este bloqueo, que impide el transporte de carbón entre la mina y Puerto Bolívar, supone una pérdida diaria para el Estado colombiano de más de 22.000 millones de pesos, en concepto de impuesto sobre la renta, una cifra que se incrementará si se detiene la producción de carbón. Además, de no solucionarse en el corto plazo, se está amenazando la estabilidad laboral de más de 11.000 personas, entre trabajadores directos y contratistas.