Anika Chebrolu, una joven de 14 años de Frisco, Texas, acaba de ganar el 3M Young Scientist Challenge (Desafío Joven Científico 3M) 2020, y un premio de US$ 25.000, por un descubrimiento que podría proporcionar una terapia potencial para el Covid-19.

La joven descubrió una molécula líder que puede unirse selectivamente a la proteína de pico del virus SARS-CoV-2.

Anika, que es de origen indio-estadounidense, presentó su proyecto cuando estaba en octavo grado, pero no siempre se había enfocado en encontrar una cura para el Covid-19.

Su objetivo inicial era utilizar métodos «in silico» para identificar un compuesto de plomo que pudiera unirse a una proteína del virus de la influenza.

“Después de pasar tanto tiempo investigando sobre pandemias, virus y descubrimiento de fármacos, era una locura pensar que en realidad estaba pasando por algo como esto”, explicó la joven.

Poco después con la aparición de la pandemia cambió  de dirección para atacar el virus SARS-CoV-2.

“Anika tiene una mente inquisitiva y usó su curiosidad para hacer preguntas sobre una vacuna contra el Covid-19”, dijo  Cindy Moss, jueza del 3M Young Scientist Challenge.

Ahora quiere trabajar junto con científicos e investigadores que luchan por controlar la morbilidad y la mortalidad de la pandemia desarrollando sus hallazgos en una cura real para el virus.

“Mi esfuerzo por encontrar un compuesto principal que se una a la proteína de pico del virus SARS-CoV-2 este verano puede parecer una gota en el océano, pero se suma a todos estos esfuerzos”, dijo. “La forma en que desarrolle aún más esta molécula con la ayuda de virólogos y especialistas en desarrollo de fármacos determinará el éxito de estos esfuerzos”, indicó.