El mes de junio, un mes que apertura una nueva estación, una época propicia para disfrutar de la energía del sol y para celebrar el Día Internacional del Yoga, que es el 21 de junio, dando a conocer los beneficios que aporta esta disciplina milenaria para nuestro cuerpo, mente y espíritu.

En el mundo tan acelerado de hoy, la práctica del yoga es una alternativa viable, que ayuda a combatir el estrés y evitar la aparición de algunas enfermedades, representando una manera de descubrir la vida desde otro enfoque, donde el cuerpo y la mente trabajen unidos para alcanzar mayor bienestar y plenitud.

Contenido sugerido: 

Por esta razón, un grupo de mujeres asociadas al estilo de vida holístico tomaron la iniciativa de organizar una maratón de yoga durante los fines de semana de este mes, tomando como escenario las playas de Riohacha; resaltando los 5 pilares del yoga: Meditación, respiración, relajación, alimentación y posturas (asanas).

Ellas son: Eliana Melo Brito, representante de Conciencia y Equilibrio SAS, terapeuta en respuesta y reestructuración espiritual; Sairoth Martínez Freile, coach en cambio de hábitos, angeóloga y reikista, y Ruth Sofía Melo Morales, emprendedora enfocada en hábitos saludables a través del détox.

Por otro lado, se encuentran las protagonistas de este evento, las yoginis, cada una con cualidades excepcionales y una experiencia de yoga única:

Ana Margarita Curvelo

“Hay llamados espirituales que aunque pospongamos siempre deberán ser acogidos en nuestras vidas. En mi caso el mundo espiritual me atraía tanto como me alejaba la religión en la que nací. A comienzos de siglo gracias a la transformación de una amiga tuve mis primeras clases de yoga, empezando abrir mi mente a la magia del universo, todos estos eventos me llevaron en 2016 a iniciar clases de yoga, conectar y sonreír. Fue así que en pequeños apartamentos de NYC empiezo yoga y me certifiqué en AcroYoga y posteriormente en Yoga Vinyasa, Restaurativo y Power. Llevo desde el 2018 transmitiendo a todo el que llega a mí las bondades de esta práctica ancestral que va más allá del movimiento o la respiración… ¡El yoga es una filosofía de vida!”.

Emma Cappeau

“Mitad francesa mitad escocesa, llegué a Colombia en 2017. Autodidacta, mi primer encuentro con el yoga fue hace 5 años y lo practicaba de manera irregular. Desde que llegué me enamoré de La Guajira y del Cabo de la Vela donde viví 3 años trabajando con el kitesurf y poco a poco combinando el deporte con la practica física del yoga. Es durante la pandemia que decidí hacer una maestría para certificarme como profesora de yoga de la escuela Akasha Yoga School en Barranquilla. El yoga cambió mi manera de ver la vida, de superar metas y de realizar, que todo es simplemente perfecto. Enseño Vinyasa yoga, incluyendo técnicas de respiración (pranayama), mantras (cantos), mudras (gestos con las manos) y meditación en mis clases. Pero más que todo compartir y sembrar una pequeña semilla de cambio en la vida diaria de mis alumnos”.

Norma Vidal

“Cosmiatra, cosmetóloga. A los 18 años me fui a Venezuela tierra de gracia con diversidad de cultura. Desde los 32 años comencé la práctica de yoga por problemas de salud en la (Gran fraternidad universal) me tenían que operar y me tocó girar, cambie de actividad física. Poco a poco hice de esto una manera de vivir. En paz armonía conmigo, con la naturaleza y con los demás. Hace 5 años me certifiqué en yoga de la risa, actualmente práctico diariamente la actividad física”.

Verónica Gutiérrez

“La actitud de servir ha estado siempre presente en mí. Ya desde mi infancia lo sentía. Mientras crecía me preguntaba: ¿Cómo funcionaba eso de ayudar al prójimo? Solo estaba llena de intenciones y de acciones desinteresadas, pero también sentía que me faltaba algo y en ese camino descubrí que al primer ser humano que debía ayudar y estudiar era yo. Así que emprendí el camino del autoconocimiento y el despertar de la conciencia a través del yoga, y fue así como elegí el propósito de mi vida, servir a la humanidad a través del yoga”.

Maya Gómez

“Empecé a practicar yoga desde niña, con mi abuela materna que era maestra de Hatha Yoga, seguramente una de las primeras de Colombia. Era algo muy natural, me encantaba. De adolescente lo dejé un tiempo, luego regresé y me volví maestra. ¿Lo mejor del yoga? Estar presente en el presente, relajarme, ser capaz de atravesar los desafíos con una sonrisa y ver la vida desde una perspectiva más amplia. Hace que mi mente y mi cuerpo sean flexibles, saludables y fuertes. Y sobre todo me emociona ver a las personas, en las sesiones de yoga, cómo les cambia la expresión, se ven resplandecientes, tranquilos”.

Ven a disfrutar de este maravilloso espacio. El yoga es para todos, es un conocimiento para el bienestar de toda la humanidad. ¡TE INVITAMOS A SER PARTE DEL MUNDO DEL YOGA!

Horarios: 6:00 y 7:00 a.m.
Lugar: Playas (Plazoleta frente a la sagrada familia)
Días: sábados y domingos del mes de junio.

*Contenido patrocinado por: Tienda de productos saludables @almaverde_rch

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Alma Verde (@almaverde_rch)