Después de un fin de semana con mucha actividad social seguro está pensando qué hacer con todos los “pecados” que cometió, la culpabilidad se debe estar apoderando de su conciencia y desea actuar de manera rápida para contrarrestar esos excesos, pues debe tener en cuenta lo siguiente:

1. No se llaman pecados, se llama comida y todos la comemos.

2. Por más dieta líquida que haga o recorte de carbohidratos, esas pizzas y esas cervezas ya fueron metabolizadas. Sencillamente el cuerpo no funciona así.

Le puede interesar: ¿Ansiedad por comer o comer por ansiedad?

Silamani Guirao, coach en Mindfulness Eating, expresa que “es importante poder ampliar nuestra perspectiva y desarrollar compasión hacia la complejidad de nuestra relación con la comida, nuestra forma de alimentarnos y nuestro peso corporal. Si dejamos de culparnos sobre nuestro comportamiento alimentario y nuestro peso, tal vez podemos conectar con nuestra vulnerabilidad y la vergüenza y desarrollar una perspectiva más amplia para encontrar una visión y percepción más equilibrada”.

Y para sobrellevar esos remordimientos:

1. No se pese. Ese peso en la báscula ni es real ni lo define. Podemos pesar hasta 2 kg más por sólo retener líquido, el cual se elimina en un par de días y todo vuelve a la normalidad.

2. Tenga piedad de usted. No se vuelva su peor enemigo y cambie de perspectiva. No fueron pecados, realmente fueron momentos, deseos, encuentros, comida. Si los comió de manera consciente no deberían afectarle.

3. Controle el estrés y ansiedad. Esto es como un ciclo de nunca acabar: cuando se estresa por los “kilos de más” se involucran hormonas generadas por el estrés como cortisol y adrenalina. En este estado se suprime el sistema inmune y se quema más músculo (entre otras cosas). Conclusión se sentirá más agobiado, estresado y ansioso, y probablemente querrá seguir comiendo para aliviar ese estrés.

4. ¡No recorte nada! Cuando el cuerpo entra en modo hambruna, hormonas como la testosterona disminuyen impidiendo el desarrollo de masa muscular, menos masa muscular = menos quema de grasa, además, disminuye su tasa metabólica basal quemando menos energía.

También lea: La nueva Pirámide Nutricional

5. No busque soluciones rápidas. De hecho una dieta saludable sostenida es mucho más amigable con los días de fiesta, sabe ¿por qué? Su cuerpo está en balance nutricional, tiene más energía, está más enfocado, tiene menos antojos y se siente en control de su cuerpo y su estilo de vida. Así el próximo fin de semana no le vuelve a pasar.

No ceda el control… Equilibrio y Balance, es la mejor alternativa.

 

*Contenido Patrocinado por: Tienda de productos saludables @almaverde_rch