*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com

Por Gustavo Múnera Bohórquez.

Comenzaron a circular unas fotos de la posible lesión del tobillo izquierdo del jugador Santiago Arias, selección Colombia. Las mismas no corresponden al deportista y solo se trata de una aproximación a lo que le pudo suceder al defensor colombiano.

La atención médica, en especial en los futbolistas de alto rendimiento, cumple un estricto protocolo donde si bien el criterio del deportista se tiene en cuenta y es su voluntad en definitiva la que decide cómo quiere que se maneje su problema según las propuestas de los médicos, tampoco esa persona puede actuar a su voluntad de manera total.

Ante una lesión en estos futbolistas, son citados a junta médica el médico del club, el representante del seguro contra accidentes que tiene el enfermo, el representante del jugador y el presidente del equipo. Además, cuando vienen a jugar con la selección nacional, la Federación de Fútbol debe suscribir una póliza especial para su participación en este tipo de competencia. Una vez se tiene un criterio común de qué hacer ante la lesión, algunos equipos tienen un centro de alta especialización a quien consultan una segunda opinión. Solo entonces le presenta el caso al jugador para su consentimiento de lo que haya que hacer.

Contenido sugerido:

Nadie puede olvidar que hay mucho dinero e intereses de por medio. Además, esas fotos no corresponden a la lesión de Arias porque la radiografía que se muestra corresponde a un tobillo derecho y el jugador colombiano se dañó el izquierdo. Tampoco ha habido tiempo para hacerle estudios. Menos todavía esa información es de dominio público. Lo único cierto es que seguramente se deberá operar y el jugador estará por fuera de competencia 6 a 8 meses.