*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com

Por Rubens Alexander MagDaniel Pavón – Publicista y Gestor Cultural.

Las sectoriales existen en los gobiernos para armonizar el concepto de desarrollo, para avanzar en diversas temáticas.

Tan vital es la Secretaría de Obras o Educación, como la sectorial de deporte, turismo, cultura o género, máxime qué en nuestro Departamento nos encontramos tan rezagados en “todas” las líneas de acción, siendo así  resulta sorprendente la actitud beligerante y descuidada del Gobierno con temas como la cultura y el deporte.

El gobernador en su primer año, genera un ambiente de conflicto con áreas tan sensibles en la reconstrucción del tejido social.

¡El mensaje no es el adecuado!

Contrasta abruptamente con el clima de satisfacción, sosiego y avance que desea proyectar en sus intervenciones por televisión nacional, primero esparce un mensaje de aniquilamiento de una institución que integra a los guajiros en el ámbito cultural, que si bien ha tenido dificultades, no han sido superiores a las de muchos funcionarios y gobernantes que han depredado las arcas de los guajiros y sin embargo, por ello no han cerrado la gobernación, indica que cada técnico muestra resultados distintos ¿Por qué entonces la precipitud en sus declaraciones?

El mensaje es distorsionado e infausto, por cuanto en medio de una agonizante y despiadada pandemia prima la reticencia para girar los recursos  que garantizan la sostenibilidad de un ente cultural como el Fondo Mixto de Cultura de La Guajira, que al final no es más que una invaluable ayuda en la compleja labor de gobernar, por cuanto con estos recursos que vale la pena aclarar, ¡No son cuantiosos! se logra impactar a cientos de comunidades en el departamento.

Preocupa sobremanera la situación del Instituto Departamental de Deporte, colapsado hasta la médula financieramente hablando, entendiéndose sin objetar la presencia del COVID-19, no obstante La Guajira no es el único departamento inmerso en esta problemática, y ya muchas regiones en estas sectoriales, han reactivado desde hace meses sus actividades misionales.

Desde la perspectiva de muchos, UniGuajira agrede las finanzas departamentales, empero garantiza la estabilidad de miles de estudiantes en honor a las herramientas jurídicas que les otorga la ley y que no tienen en su disposición las sectoriales aquí citadas.

El mensaje de gobierno que hasta hoy se ha enviado es inusitado, incoherente, distorsiona la esencia de una campaña publicitaria esperanzadora e ilusionante del año inmediatamente anterior, falta mucho trecho por recorrer y destinos por enderezar y los guajiros optimistas esperamos que se cristalice el cambio en nuestra tierra.