El Ministerio de Salud y Protección Social emitió el protocolo de bioseguridad para el manejo y control del riesgo del COVID-19 en el espacio público por parte de las personas, familias y comunidades a través de la Resolución 1513 de 2020.

Este protocolo contiene las medidas generales de comportamiento que han demostrado prevención efectiva y en consecuencia contribuyen a disminuir el riesgo de transmisión del nuevo Coronavirus, entre estas se señala el autoaislamiento voluntario en casa, higiene de manos, distanciamiento físico y uso de tapabocas.

Según el Ministerio, en el marco de la nueva fase de aislamiento la apertura de las actividades sociales y económicas implica asumir de manera consciente una responsabilidad social y relacional, esto teniendo en cuenta que aunque podamos reactivar diferentes sectores, el COVID-19 sigue presente y circulando en el entorno, por lo cual depende de todos el cuidarnos y el estar atentos a prevenir cualquier riesgo de contagio.

Asimismo, se recomienda salir cuando se considere necesario por situaciones laborales, abastecimiento de bienes o servicios básicos, realizar actividad física al aire libre, entre otras. El lavado de manos sigue siendo fundamental. Al emplear medios de transporte público, en vehículo particular, moto, bicicleta, patineta, u otro, lávese las manos con agua y jabón y, de no ser posible, utilice alcohol glicerinado o gel antibacterial.

Si pretende usar el mobiliario público como parques infantiles o gimnasios al aire libre, es importante higienice las superficies con alcohol antes y después de su uso. El uso de tapabocas en los diferentes escenarios es obligatorio. La recomendación indica usar máximo por 8 horas si el tapabocas es de tela y lavarlo a diario con agua y jabón.

Este protocolo contempla también medidas para el cuidado de la salud mental y fortalecimiento de la sana convivencia en el espacio público.

En el anterior punto se destaca que antes de salir, si es estrictamente necesario, hay que atender las emociones y pensamientos que le generan la idea de salir. Para ello es importante que planifique las actividades que realizará fuera de casa y la forma en que se movilizará, así como las medidas de protección que empleará.

También se contempla el mantener una actitud positiva en el espacio público, concentrarse en realizar las actividades planeadas, prestar atención constante a los posibles riesgos y al uso adecuado de sus elementos de protección.

Al regresar a casa priorizar los protocolos de higiene y desinfección, y tomarse un tiempo para considerar el impacto emocional que le generaron las actividades en el espacio público y las medidas de protección.

Otro de los puntos abordados en el protocolo de bioseguridad es el de los más pequeños de la familia. Para ello es destacado el extremar las medidas de cuidado y protección con los niños y las niñas menores de dos años teniendo en cuenta que no podrán usar tapabocas por el riesgo de asfixia y sofocación.

En consecuencia, se deberá fortalecer la estrategia de distanciamiento físico, lavado y/o higienización de las manos, debido a que por su edad es difícil evitar el contacto con múltiples superficies, así como recalcar la importancia de evitar llevar objetos a la boca, y el no tocar los ojos, la nariz y la boca.

Para los mayores de 70 años la recomendación es realizar autoaislamiento voluntario en casa, además de salir a zonas cercanas al domicilio tales como parques, senderos y espacios abiertos, poco concurridos, a las que se pueda ir a pie o que puedan ser recorridos de forma accesible cuando se es usuario de ayudas técnicas para la movilidad.