Por Angel Roys Mejía

En la Biblioteca Luis Ángel Arango en pleno centro de la capital del país se conserva información valiosa de la historia de Riohacha, en sus archivos reposa salvaguardado como material fílmico periódicos del siglo XIX, fuente de primer orden que revela rasgos, características y problemas de la ciudad que han resistido el paso de dos siglos.

En el periódico El Riohachero cuyos ejemplares datan del año de 1848 y su tiraje derivado de la imprenta de Miguel Macaya se destaca el movimiento del puerto de Riohacha discriminadas en entradas y salidas con goletas nacionales describiendo el contenido de la carga y en cada caso, si además llevaban pasajeros. Me referiré en siguiente párrafo al caso especial del capitán Jacobo Rois Méndez propietario y comandante de la Goleta Nacional Diana, con trayecto Curazao – Riohacha- Santa Marta. Miguel Macaya figura como dueño de imprenta y juez letrado de hacienda de la provincia en jurisdicción de Riohacha en 1840 y años siguientes.

Jacobo Rois Mendez periodico El Riohachero 1848

En un trabajo de investigación mas amplio sobre el legado comercial e histórico de la familia Rois-Roys, he documentado sobre Rois Méndez lo que cito a continuación: Jacob Rois Méndez Jr. aparece registrado en los protocolos de los archivos notariales de 1838 como súbdito de su majestad el Rey de los países bajos, vecino de Curazao y socio de la casa Méndez Salas y Compañía, Capitán de la goleta “Diligencia” y residente en Riohacha.

En el mismo ejemplar de la prensa antigua en una especie de separata destinada para Avisos el comerciante Antonio Barros Tróconis fija el siguiente anuncio: “El que suscribe acaba de recibir de Liverpool i vende a precios equitativos los efectos siguientes:  Plátillas de hilo finas anchas i angostas, sarasas i mosolinas finas de colores firmes i de moda…”

En la parte final de la página figura un destacado como advertencia dirigida a los navegantes: “El buque Beu Lornond que llegó de Liverpool avistó el 10 de agosto una peña sobre la cual rompía el mar” y a renglón seguido la ubicación con las coordenadas precisas del avistamiento.

En el periódico identificado con el cabezote El Mosquetero fechado en 1855-56 dirigido por la imprenta La unión de Juan Freile se publica una gaceta titulada Un ataque a la propiedad de autoría de Moisés Salas cuñado de Jacobo Rois Méndez y miembro de la firma Méndez Salas y Cia. En el escrito el autor cita a Prudhon y haciendo gala de finísima ironía emprende una diatriba directa de la que se destacan estos aspectos “Yo, a pesar de que soi liberal granadino, desde que subió López al poder i se me nombró interprete público; i no obstante que hoi pretendo hacerme súbdito de S.M el Rei de los países Bajos, (quiero decir, que el mono aunque lo vistan de seda siempre mono se queda) no puedo menos que lanzar ante el público, ante la Nación i ante el mundo entero, una justa queja, por el ataque que se quiere dar a mi propiedad.” 

Moises Salas periodico El mosquetero 1855-56

Finalmente, Miguel Macaya en otro medio impreso regentado por su imprenta identificado como El eco de la juventud y con fecha de 1849 destaca en un segmento misceláneo bajo el titulo de Crónica Local “Se nos asegura que el 15 del actual beberemos agua potable de la fuente Foramina; guardemos la sed para ese día ir a saciarla allí”.

En unos y en otros fragmentos se vislumbra el pasado de grandeza y cosmopolitismo de la ciudad pero a suerte de colofón persisten males del pasado como la intriga, la polarización visceral política y xenófoba. La fuente Foramina, alusión a la paródica maldición de la ciudad del agua condenada dos siglos a padecer de ella y sus habitantes a guardar la sed…para esta sed de vida interminable como recita Vito Apushana.     

Los archivos del pasado es menester que se provoque un esfuerzo institucional que posibilite que existan replicas en bibliotecas y salas patrimoniales del departamento para que estudiosos e investigadores den cuenta de la historia y sometan al escrutinio del problema retórico las incidencias del paso de los siglos.