¿Dónde nació el vallenato?
Posted by
Posted in

¿Dónde nació el vallenato?

La tesis más aceptada por las representaciones sociales de los músicos vallenatos e investigadores, es que tal género pudo tener su punto de origen en la Provincia de Padilla, en el actual departamento de La Guajira que se extendía hasta el norte del Cesar. Algunos lo reducen a los pueblos del sur de Riohacha (en los que está Villa Martín, donde vivió y falleció Francisco El Hombre), pero la mayor apropiación de los pueblos de la media y baja guajira permiten ampliar esta delimitación.

¡Buena por esa!
Posted by
Posted in

¡Buena por esa!

Ecopetrol, además con esta adquisición diversifica su matriz de riesgo y su portafolio de inversión en una actividad que no está tan expuesta a la volatilidad de los precios como es el caso del petróleo y da un paso en la misma dirección que la industria petrolera, de cara a la Transición energética, reconvirtiéndose y apostándole, como ya lo viene haciendo, a las energías renovables. ¡Buena por esa!

“Por fin se van”, las bengalas por la educación
Posted by
Posted in

“Por fin se van”, las bengalas por la educación

Muchas personas mal entendieron el espíritu de la AT, creyeron que con eso iban a terminar los problemas ya endémicos de la educación en Colombia: infraestructura, cobertura, calidad y hasta irregularidades de algunos contratistas con el PAE. Ni siquiera en Bogotá o Medellín han logrado ese estado ideal.

De paso
Posted by
Posted in

De paso

Si al finalizar de una tarde estás en mi pueblo, es inútil que parpadees pretendiendo aclarar tu visión, pues no es una ilusión óptica, tampoco es un juego de tu imaginación, esa imagen que supera un cuadro de cualquier artista impresionista, ¡es real!, los atardeceres más hermosos del planeta nacen por estos lados.

Yo soy el señor Biswas
Posted by
Posted in

Yo soy el señor Biswas

La vida del personaje es la búsqueda de la independencia y la libertad representada en la obtención de una casa. Biswas se ve a sí mismo como un hombre moderno que, aunque hijo de migrantes de la India, tiene como referente los valores de la sociedad metropolitana en un mundo del Caribe aun agobiado por el peso del régimen colonial británico.

La Guajira y la seguridad energética
Posted by
Posted in

La Guajira y la seguridad energética

De allí que el mayor número de proyectos de parques eólicos, 9 de ellos, se están instalando en La Guajira y a futuro se espera contar con muchas granjas solares, convirtiéndose la península de La Guajira en el mayor emporio de FNCER del país y uno de los más importantes de Suramérica.

Igual que un niño del pueblo aquel
Posted by
Posted in

Igual que un niño del pueblo aquel

En ese eterno retorno al que sucumbirán los jóvenes de hoy, por eso no me alarmo, recogerán el estilo de Rosendo Romero, es justo y necesario en una sociedad donde las doncellas repiten estrofas que sin saberlo las denigran, términos como loca, mala, borracha, entre otras y donde los jóvenes caballeros las dedican, se pierden las  miradas profundas y misteriosas como los claros de luna entre sombras de almendros y románticas como la lluvia de un atardecer. Es hora de buscarnos en la noche transparente.

¿Qué es lo vallenato? Un asunto de saber situado
Posted by
Posted in

¿Qué es lo vallenato? Un asunto de saber situado

Los límites del hasta dónde llega “lo vallenato” y comienza “lo no vallenato”, depende de varios aspectos por parte del músico o melómano: sus categorías y esquemas de recepción y apreciación del género vallenato, su saber situado y habitus, las representaciones sobre esta música, lo ortodoxo o heterodoxo de sus clasificaciones, de si concibe al vallenato como género o como etiqueta de mercado, hasta de su lugar de enunciación, porque muchos lo hacen desde una agenda regionalista y excluyente o como forma de lo que Enmanuel Pichón llama “etnografía militante”.

En mis pampas guajiras
Posted by
Posted in

En mis pampas guajiras

Una y otra vez portó debajo de su brazo el legajo de historias que había ido recreando en años de vivencias y memoria. Narradas a mano con una bella caligrafía y que poetizaba el ejercicio de la escritura como esa simbiosis de pensamiento y creación que se materializaba a través del pulso, de la empuñadura, de trazar letras e ir dibujando inicios, nudos y desenlaces. Lourdes Aguilar iba y volvía. Creía y persistía.