Aunando esfuerzos varias entidades se vincularon a la iniciativa de la Diócesis de Riohacha, de crear el primer Banco de Alimentos de La Guajira, es así como nace el 6 de septiembre de 2019 este proyecto liderado en ese entonces por monseñor Héctor Salah Zuleta, con el apoyo de Chevron, Caring for Colombia y Prosowa.

Desde el día que abrió sus puertas contó con el apoyo de la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia – ABACO, cuyo propósito es agremiar y acompañar en su operación y fortalecimiento dentro del sistema nacional de estas entidades que ya cuenta con 19 bancos en el país.

Este proyecto fue liderado en sus inicios por monseñor Héctor Salah Zuleta, obispo de la Diócesis de Riohacha en esa época.

Las diversas problemáticas que padece el departamento de La Guajira, como la inestabilidad gubernamental, la corrupción, la postración económica, los efectos del cambio climático, la migración masiva, la pérdida de costumbres dietarias y la pobreza extrema, impulsaron la creación de esta iniciativa desarrollada en alianza de la Iglesia Católica con el sector privado y las ONG´s.

Monseñor Francisco Ceballos, actual obispo de la Diócesis de Riohacha.

El pasado 2 de septiembre en el Diálogo Virtual: “Evangelización, Servicio y Seguridad Alimentaria”, realizado en el marco de la celebración del primer aniversario del Banco de Alimentos, monseñor Francisco Ceballos, actual obispo de la Diócesis de Riohacha, durante su intervención expresó: “Darle de comer al hambriento es un imperativo ético para la iglesia universal que responde al mandato de Jesús, a sus discípulos y sus enseñanzas sobre la solidaridad y el compartir. Por eso no nos podemos quedarnos callados o quietos frente a ello”.

Es de destacar, que esta altruista labor también es apoyada por un activo voluntariado, quienes suman su esfuerzo en el desarrollo de este macroproyecto social para favorecer a los más vulnerables de una manera transparente y con un enfoque multidimensional de derechos, inclusión y sostenibilidad ambiental.

Más de 11.000 personas resultaron beneficiadas en el año 2019 a través de 57 organizaciones, que movilizaron 337 toneladas de alimentos. Asimismo, se resalta que en el 2020, el crecimiento del Banco de Alimentos de La Guajira ha sido exponencial, beneficiando cerca de 63.000 personas por medio de 135 organizaciones activas, que a corte de julio han movilizado 561.2 toneladas  de alimentos.

Rebeca Badillo, directora Ejecutiva del Banco de Alimento de La Guajira.

“Actualmente el Banco de Alimentos de La Guajira se encuentra en fase pedagógica con el fin de impulsar la cultura de trabajo en red, orientando el accionar de las organizaciones beneficiarias hacia un trabajo social disciplinado, transparente, solidario, responsable y caritativo” afirmó Rebeca Badillo, directora Ejecutiva de esta organización.

Durante la pandemia por COVID-19, han demostrado que poseen la capacidad logística y operativa para atender la demanda de trabajo social articulado con entidades públicas y privadas, por intermedio de alianzas directas locales, nacionales e internacionales, han logrado ejecutar 30 proyectos que han permitido ampliar la cobertura de atención en comunidades rurales y étnicas en toda La Guajira, llegando a 9 municipios incluyendo el Distrito de Riohacha.

“El Banco de Alimentos de La Guajira, cuenta con un modelo operativo autosostenible  y corresponsable en la que «Todos ponen», por lo que reiteramos el llamado a los actores participantes: La empresa privada, los entes territoriales, la academia, las organizaciones comunitarias y las comunidades en general”, precisó Rebeca Badillo.

La misión de esta entidad como organismo de la iglesia católica, es continuar  gestionando alianzas y proyectos que promuevan el mejoramiento de la seguridad alimentaria en  beneficio de las comunidades de La Guajira, siendo los ejes principales de esta obra social el amor al prójimo, la solidaridad y la generosidad, en beneficio de los más necesitados.