Por Sairoth Martínez Freile.

Este artículo lo escribo desde mi propia experiencia de vida en este proceso de cambiar de hábitos hasta lograr un estilo de vida saludable, cuando nos encontramos en un proceso de sanación y de una terapia por algún padecimiento o enfermedad, debemos restringir algunos alimentos que pueden influir directa o indirectamente en nuestra salud, sin embargo en muchos casos nada está prohibido, solo debemos darnos la oportunidad de probar otras cosas y ver cómo reacciona y se siente nuestro cuerpo, escuchar y estar atentos a los pequeños cambios o síntomas que nos están alertando de que algo no está bien o por el contrario que vamos mejorando y ha sido una decisión correcta.

Tendemos a pensar que comer saludable es solo comer verduras, comida sin sabor, cuando realmente puedes comer muchas cosas saludables y deliciosas, y lo mejor de todo es cómo te sentirás, con energía, de mejor humor, con ganas de trabajar y realizar todas esas actividades que te hacen feliz.

Le puede interesar: ¿Por qué bajar de peso es tan difícil y subir de peso es tan fácil?

Cuando comienzas a conectarte con tu cuerpo de tal manera que te sientes lleno de vitalidad y energía, los antojos por comida chatarra, por dulces, alcohol empiezan a desaparecer lentamente, y no porque esté prohibida, sino porque genuinamente es algo que no te hace sentir bien, no obstante, si en algún momento quisieras comerlo, lo podrás hacer perfectamente, porque puedes hacerlo, no es un hábito, es una eventualidad que no hará estragos en tu organismo, porque un pedazo de torta no te quitará la salud que has generado a lo largo de semanas o incluso meses.

Lea también: Más mercado, menos supermercados

Lo difícil es iniciar con los cambios, no les voy a negar que cuando intentamos hacer algo por nuestra propia salud sentimos que todo está prohibido, pero es aquí donde hay que cambiar el enfoque, Tony Robbins en su libro ‘Despertando al gigante interior’ hace mención de algo muy importante, ¿A qué estas prestando atención?. Cuando tenemos un problema o estamos haciendo algo que en su momento nos está costando trabajo es porque tendemos a enfocarnos en lo malo, “Pobre de mí, ya no puedo comer pizza”… en vez de enfocarnos en lo que si queremos, “Hoy elijo comer algo que nutra y sane mi cuerpo” de esta manera no te enfocas en lo que dejas, que al final es cierto apego a eso, sino te enfocas en lo nuevo que vas a recibir. Y cuando le lleves el ritmo y lo hagas durante un periodo de tiempo es cuando se vuelve parte de ti, de tu vida, de tu estilo de vida, intentas comer algo que no nutra ni sane tu cuerpo y ya no te sentirás muy bien, tal vez lo disfrutarás mientras lo comes, pero a los 10 o 15 minutos pensarás: “Ya está, comí, lo disfruté, pero hasta ahí”, no comerás todo el tiempo, porque incluso se te antojará un pedazo de brócoli crudo, aunque no lo creas. Así que no se prohíban nada, mejor enfóquense en lo que les hace sentir bien, radiante, feliz, brillante, que les permitirá cumplir todas sus metas y sueños.

*Contenido Patrocinado por: Tienda de productos saludables @almaverde_rch