Luego de ocho días de largas jornadas de trabajo, la empresa Air-e informó que fue superada la emergencia en la línea 564 que suministra energía a los municipios de Barrancas y Hatonuevo.

Esto gracias a la labor de ingenieros y técnicos comprometidos para superar la contingencia que se presentó en zona rural de Hatonuevo, logrando así reparar los daños ocasionados por vándalos que afectaron la prestación del servicio en Barrancas, Hatonuevo, Fonseca y Distracción.

Contenido sugerido:

Al respecto, el gerente de Air-e en La Guajira, Juan Diego Narváez Laverde, anotó que cerca de 100 personas trabajaron en esa zona enfrentándose a varios desafíos como difíciles condiciones de terreno y de acceso, lluvias y un nuevo hurto de redes.

Durante una semana se reemplazaron cinco estructuras eléctricas que se desplomaron por el hurto de sus ángulos metálicos y redes en una extensión aproximada de dos kilómetros.


“Agradecemos el acompañamiento del Ejército, Policía Nacional, líderes, personeros y los alcaldes de Barrancas y Hatonuevo. Hemos realizado varias mesas de trabajo con el fin de buscar soluciones que permitan contrarrestar estos hechos delictivos que afectan la prestación del servicio”, aseguró el ingeniero Narváez Laverde.

En el transcurso de la emergencia, la empresa suministró de manera provisional el servicio a través de una línea alterna que obligó en horas de alta demanda suspender el servicio de manera alternada entre Hatonuevo y Barrancas.

Air-e hace un nuevo llamado a la comunidad a denunciar a los responsables de los daños contra las torres eléctricas y robo de redes a través de la línea 123 de la Policía Nacional o en la línea 115 de la compañía.