Por Iván Jesús Alvear Velaidez -Director Ejecutivo Solera Travels*.

Las múltiples manifestaciones en los distintos grupos gestores del turismo que hoy confluyen en redes sociales exponen a cada minuto posturas de la realidad y vulnerabilidad del sector. Las proyecciones globales de apenas hace un par de meses que ubicaban un crecimiento de la industria con cifras superiores al 4% y, que colocaban a Colombia como el país con mayor perspectiva de crecimiento en la región para el 2020, se han desdibujado como con un chasquido de dedos, afectado sin distingo a cada actor de la cadena turística y con ello a los microempresarios que en regiones como la nuestra superan el 90% de la masa crítica que mueve la economía local desde esta industria. Un ejercicio realizado por Alturc Guajira (Alianza de empresas turísticas de La Guajira) durante la presente semana, ha consolidado la información de diferentes actores del sector, asociados y no asociados (hospedajes, agencias de viajes y operadoras), las cifras como muestra significativa, sin duda desnudan y confirman la dura realidad que se afronta por estos días.

Contenido sugerido:

• El turismo: dos décadas de planificación y una única verdad.

Estas nos indican que el 85,71% de los prestadores de servicios han recibido a la fecha solicitudes de cancelaciones de servicios, concentrados fundamentalmente en reservas de habitaciones en hoteles, hostales, posadas y en tours, afectando toda la cadena productiva que articulan las Agencias y Operadores de Viajes y Turismo que a su vez contiene a sub-sectores como el transporte, restaurantes, guías y comunidades indígenas en nuestras áreas rurales. El promedio de cancelaciones, que han sido actividades no reprogramadas se estiman en un 70% para el segmento de hospedajes, mientras que los operadores turísticos reportan un promedio del 40%. El 54% de estas cancelaciones obedecen a turistas extranjeros (Italia, España, Bélgica, Francia) y el 30% a turistas nacionales (Bogotá, Medellín, Bucaramanga y, Pereira). Es de anotar que en la actualidad se observan turistas en el territorio, tanto nacionales como extranjeros, estos últimos obviamente ingresaron al país antes de la adopción de las distintas medidas de seguridad y prevención ante la declaratoria de pandemia y, a las medidas adoptas por el Gobierno Nacional y las cuales han sido replicadas por los entes territoriales locales. De igual manera los prestadores de servicios han y vienen adoptando y promoviendo protocolos de seguridad para garantizar la atención a los turistas.

Para Riohacha y La Guajira, sin duda el panorama no es nada halagador, la cancelación del Festival Francisco el Hombre dejando de movilizar en la economía local una cifra superior a los 14 mil millones de pesos y, la afectación directa a la temporada alta de semana santa, que deja pérdidas aun incalculables para el sector. No obstante 14 empresas de las que hasta la fecha han proporcionado datos de afectación económica a Alturc Guajira, indicaron cifras dejadas de percibir durante la última semana por el orden de los 300 millones de pesos, lo que simplemente proyectaría una pérdida superior a los 1.200 millones de pesos durante este periodo sin festival y sin temporada turística de Semana Santa. Lo anterior no deja de ser una importante pista de la valía de nuestro sector para el departamento.

No hay dudas de que el turismo y nuestro turismo requieren un salvavidas, nuestros emprendimientos, microempresas y, pequeñas empresas siempre ha reclamado espacios para el fortalecimiento económico, para una mayor generación de empleo. Esta crisis y las gestiones gremiales han permitido la toma de acciones, el Gobierno Nacional reacciona y haciendo anuncio de un paquete de medidas que contienen a grandes rasgos: la suspensión del cobro de la contribución parafiscal del turismo, por las ventas generadas en los próximos 6 meses. Pago que deberá y podrá hacerse durante el segundo semestre del año 2020. Tradicionalmente o formalmente este aporte se hacía de manera trimestral, indicando cuatro
pagos al año. El aplazamiento de la declaración, presentación y/o pago del impuesto de renta, IVA y complementarios del turismo, que debían realizarse durante los primeros meses del año, podrán efectuarse a finales del segundo semestre. Y, finalmente a través de Bancoldex se lanza una línea especial de crédito denominada “Colombia Responde” por una cifra concreta de $250.000 millones de pesos destinados a los sectores de turismo y aviación -y sus respectivas cadenas de suministro- además de las relacionadas con espectáculos públicos. Lo importante de esta última, es finalmente ver cómo esto puede hacerse realidad para la microempresa turística de un departamento como La Guajira. Como garantizar tener acceso a estos recursos como medidas de alivios del Gobierno para empresas que requieren contar con recursos para atender costos fijos, proveedores, etc. y mantenerse en mercado mientras se supera un periodo tan funesto y del cual no hay certidumbre sobre cuánto durará.

Un antiguo aforismo versa: “de las crisis, toma lo mejor”. Bien creo que es el momento de poner en balanza dos visiones, la de un sector privado que en las últimas tres décadas ha luchado con las uñas y distante de la instancia institucional, por consolidar producto, destino, industria, generación de empleo y mejora de indicadores de pobreza y; la visión del Estado (Nación, Departamento, Distrito de Riohacha y demás entes territoriales) sobre el turismo: nuevo petróleo, nuevo carbón, apuesta para el desarrollo de La Guajira, etc. Conciliar estas dos visiones sugiere una agenda de corto, mediano y largo plazo ya de alguna manera orientada en los mesas para la consolidación de los planes desarrollo, pero en la coyuntura actual y en la complejidad que plantea para el turismo, qué medias especiales adoptarán el Departamento para proteger y fortalecer un sector llamado a ser el motor del desarrollo.

Es probable que en línea de primer orden se ubiquen las maltrechas finanzas del departamento, con “origen en la ley de regalías”. Sin embargo, es posible pensar en proyectos especiales para apoyo al turismo que coloquen a prueba la tan expresa voluntad nacional y, que focalicen recursos en el Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación del Sistema General de Regalías o en el Fondo para el Desarrollo de La Guajira – Fondeg. Por lo que es susceptible preguntar: ¿Puede o está en capacidad el Departamento, el Distrito de Riohacha y los entes territoriales de apostar o aportar recursos para acceso al crédito para el fortalecimiento empresarial, mejora de la competitividad y la productividad del sector turismo a través de convenios y programas exclusivos para La Guajira con organismos como Bancoldex?. Es una ruta y, una apuesta seria que evidenciaría el reconocimiento del trabajo y los aportes que hacen los empresarios locales al turismo. Titanes con unidades productivas que han invertido exponencialmente mucho más de lo que indicaría hoy una inversión de enclave turístico en el territorio y, por ello requieren fortalecerse y robustecerse para afrontar el cambio. Un cambio obligante y que en nuestro caso tiene raíces más profundas que el Covid-19.

Finalmente, ante el gran problema de seguridad en su componente de salud pública que afrontamos, está latente un llamado a la reflexión profunda de distintas índoles, mientras seguimos atentos los pronunciamientos globales sobre la evolución de la pandemia y a las decisiones de nuestro Gobierno para evitar resultados fatales. No obstante, el declive de la economía es una realidad que pega fuertemente en sectores como el nuestro, por obvias razones.

Tenemos fe y confianza en que esta crisis se superará y nos deberá proyectar fortalecidos. La crisis, dolorosa para muchos en el mundo nos está afectando a todos, pero también nos invita desde esta experiencia a aprender a fortalecer nuestros procesos y de alguna manera, nos muestra un espacio para observar, evaluar, cohesionar y actuar. Aquí o ahí creo está el gran aprendizaje y el cambio.

Fotografía Solera Travels

*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com