Durante la noche del martes dos de junio se encendió por primera vez  el monumento la Ventana de Campeones de Barranquilla, con el fin de rendirle un homenaje al narrador deportivo (Q.E.P.D), quien ese día hubiese cumplido 86 años de edad.

La estructura construida por la empresa Tecnoglass es un homenaje al  Junior de Barranquilla, el equipo de esa capital y se construyó en un tiempo record de cinco meses por parte de 150 personas.

Chistian Daes, director operativo de la empresa explicó que la obra contará con dos pantallas de tecnología inteligente donde los hinchas del equipo rojiblanco podrán tomarse fotos con los jugadores. También podrán escuchar la voz del narrador Edgar Perea.

Indicó además que tendrá unas placas conmemorativas que  se fabricaron con 1.800 kilos de material reciclado recuperado de las calles de Barranquilla que se convertían en contaminación.

El diseño del monumento se ajustó para preservar 26 árboles nativos (Ceiba Pentandra) que se encontraban en el lugar antes de iniciar la obra.

El peso total de la torre es de 118 toneladas, la altura es de  33 metros de  largo por 25.2 metros, la rotonda tiene 70 metros de diámetro y fue diseñada para soportar vientos superiores a 160 km/h.

La imponente obra está ubicada en  la prolongación del Gran Malecón del río Magdalena y está junto al recién instalado puente levadizo, el primero de este tipo en el país.

En sus vidrios refleja los colores del Junior, pero también podrá proyectar los colores de la bandera nacional durante los partidos de la Selección Colombia.