Corpoguajira impuso medida de suspensión de obras y apertura investigación que permita determinar los daños ambientales ocasionados en los recursos naturales en la madre vieja del río Ancho, en el municipio de Dibulla.

La decisión se tomó luego de una visita de inspección que se realizó por la denuncia de la Organización indígena Gonawindua Tayrona sobre la intervención en los  espacios sagrados de la denominada Línea Negra en el territorio ancestral.

El director de la corporación Samuel Lanao explicó que durante las visitas efectuadas por profesionales de la corporación se determinó que los trabajos con maquinaria y la intervención sobre el sistema lagunar, causaron afectación sobre la vegetación herbácea y en las especies de crustáceos presentes en la zona.

La decisión surte efectos de manera inmediata e implica que el infractor, es decir el propietario de la hacienda Palaima,  tome las medidas necesarias para contar con los permisos exigidos en la normatividad ambiental colombiana.

Además de que en el área cubierta por el cuerpo de agua intervenido, no puede realizar actividades recreacionales con fines económicos así como debe realizar el perfilamiento de los taludes en los márgenes de la laguna y la disposición adecuada del material extraído de manera que no pueda ser arrastrado por las corrientes en temporadas de lluvias.

“Corpoguajira realizará un seguimiento riguroso al sitio de la intervención con el fin de ejercer el control y vigilancia sobre la recuperación del cuerpo de agua. Además invita a los habitantes del departamento a cumplir con los trámites consagrados en la normatividad ambiental al momento de necesitar realizar una intervención que afecte los recursos naturales de nuestra jurisdicción”, indicó Lanao.