El municipio de Hatonuevo se unió en una sola oración, pidiendo a Dios, por medio de la intercesión de su Santa Patrona, la Virgen del Carmen, misericordia para el pueblo, a través del recorrido liderado por el alcalde Luis Arturo Palmezano junto a la gestora social Sandra Sáenz Alba, el cual denominaron «Lluvia de Oraciones, Por Hatonuevo».

El mandatario local y su esposa, mostraron su satisfacción y el gozo por el sentido evento, a su vez que agradecieron una vez más, a todos los habitantes del municipio, por participar de la emotiva jornada religiosa, “el objetivo de esta actividad fue entrelazar sentimientos y fortalecer la fe, convirtiéndola en oración por la sanidad de todos los enfermos, por el descanso eterno de los que ya partieron, por la salud y el bienestar de todos y cada uno de sus coterráneos, y también y no menos importante, por la paz y la tranquilidad que tanto necesita nuestro país”, precisó el alcalde.

Contenido sugerido: 

El recorrido que cubrió gran parte del municipio, estuvo dirigido por el sacerdote Esneider Enrique Vélez y todo el equipo de colaboradores de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, quienes abanderados por la Santa Patrona de este pueblo, recordaron como siempre que la fe mueve montañas y la oración materializa milagros.

También recalcaron, que Dios sí escucha, mediante el siguiente pasaje de la biblia: “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”, 2 Crónicas 7:14.

Durante casi tres horas y media de recorrido, de oración y alabanzas, de peticiones, vivas y aplausos, se vivió al máximo la pasión y el amor a Dios, la muestra de un pueblo temeroso que clama que todo mejore, que cesen tantas tristezas y que vuelvan los buenos momentos y el abrazo alegre en todos los hogares hatonueveros.

“Por cuestiones de logística no se pudo llegar a más sectores, por ello se transmitió la actividad en vivo a través de nuestras redes oficiales”, aseguró la Alcaldía.

Cada familia vivió su fe, y se unió en oración, sin importar su credo, todos con un mismo propósito. “Somos una Administración creyente de la palabra y convencidos que de la mano de Dios todo es posible. Dios bendiga a Hatonuevo”, concluyó diciendo el mandatario de los hatonueveros.