Por Fredy González Zubiría – Investigador cultural*.

Hoy los amantes del vallenato estamos de luto por la partida del compositor y productor guajiro Lenín Bueno Suárez, quien se inmortalizó con temas como Drama Provinciano, Estrella fugaz, La parranda es pa’ amanecé y Nostalgía estudiantil. Él fue el más grande embajador del folclor vallenato en Barranquilla, quien abrió el camino para que esa música fuera querida en esa ciudad. Siempre he repetido que es la cultura quien le quitará el estigma a La Guajira, y es la cultura quien mostrará otro rostro de La Guajira. Por eso no deja de sorprender que el actual Secretario de Hacienda departamental Enrique Freyle Melo esté haciendo campaña para acabar con el Fondo Mixto de Cultura. Hay gobernantes administradores de lo público y gobernantes propietarios de lo público.

Como un homenaje a Lenin Bueno Suárez, comparto la crónica que le dediqué hace ocho años, publicada en el libro de mi autoría ‘Crónica del Cancionero Vallenato 1’, titulada La encrucijada del profeta.

*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com