La Superintendencia Nacional de Salud informó que la intervención en el hospital San José de Maicao ha sido positiva y dio a conocer las cifras que así lo evidencian.

El superintendente  Fabio Aristizabal indicó que para diciembre del año pasado, el hospital se puso al día con sus obligaciones laborales y, a la fecha, sigue cumpliendo con el pago al personal de planta, a los contratos de prestación de servicios y a los proveedores corrientes.

Agregó que  el recaudo por concepto de cartera subió de 20.923 millones de pesos en 2018 a 32.847 millones de pesos en el 2019; mientras que la facturación por venta de servicios hospitalarios, de un año a otro, aumentó de 39.370 millones de pesos a 48.291 millones de pesos.

“Durante este tiempo se dotó el servicio de urgencias, se trajeron nuevos equipos biomédicos y muebles de uso hospitalario para los servicios de baja complejidad, se adquirió un tomógrafo para el servicio de imágenes diagnósticas, se construyó el área de lavandería y se adquirieron dos aires acondicionados, todo ello con una inversión superior a los 3.600 millones de pesos”, añadió.

En relación con el componente jurídico, en agosto de 2018 el hospital carecía de defensa judicial alguna, no tenía inventario de procesos y no daba una respuesta oportuna a las acciones de tutela, derechos de petición y demandas. Igualmente, el comité de sentencias y conciliaciones no operaba, por lo que se implementó el Manual de Defensa y Prevención del Daño Antijurídico de la entidad, con la asesoría de la Procuraduría General de la Nación.

En cuento las acciones tendientes a la atención y control del coronavirus en este centro asistencial, en el que se prestan servicios a la población migratoria, la Supersalud indicó que se vienen realizando obras para la adecuación de 10 camas UCI.

Así mismo dijo que se instalaron 11 unidades de vivienda para ubicar 66 camas de hospitalización, recibidas por la Agencia de la Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), las cuales están en proceso de dotación para poder hospitalizar y aislar a las personas que resulten afectadas por la pandemia.