Le ha pasado que la gente ya no lo saluda sino que lo primero que le dice es: ¡Ay! ¡Como está de flaca(o)! ¡Ha bajado de peso!. Hoy en día lo que importa es ser delgado y punto. Pero en lo que no caemos en cuenta es que lucir delgado NO es sinónimo de estar bien de salud.

A continuación, se expondrá un estudio realizado por el Dr. Jimmy Bell del “Imperial College de Londres”, donde los expertos hicieron una Resonancia Magnética a 800 personas y encontraron que el 45% de las mujeres y el 60% de los hombres que tenían un índice de masa corporal normal, presentaban un exceso de grasa visceral.

La acumulación de grasa visceral, se debe a la ingesta de alimentos no saludables.

Le puede interesar: Creando hábitos saludables

Con esto, el estudio concluyó que gran parte de las personas que son consideradas delgadas, poseen una enorme cantidad de grasa visceral o grasa interna (es la más peligrosa para la salud), porque los métodos para obtener esos kilos no fueron los adecuados para conservar un buen estado de salud.

Es viable remitirse a este estudio para que se entienda que verse delgado NO significa estar bien. Y es que si ser delgados garantizara el 100% de nuestra salud, pues, entonces ninguna persona delgada iría al médico, pero resulta que los delgados también padecen de infartos y problemas metabólicos.

Estar delgado, no es sinónimo de estar saludable.

¿Y cómo hacemos para adelgazar saludablemente y estar sano por dentro?

1. No elimine de su menú alimenticio ninguno de los macronutrientes: proteínas animal o vegetal, carbohidratos simples y complejos y grasas saludables.

También lea: La dieta más efectiva para perder peso

2. ¡Manténgase activo! Estar activo no necesariamente es correr maratones o entrenar horas en el gimnasio. Practica el deporte que más le guste, realiza caminatas diarias, sal a trotar, muévase constantemente en su lugar de trabajo y consuma agua suficiente para mantenerse hidratado.

3. Evite el azúcar, nuestro cuerpo no necesita azúcar, son calorías vacías que solo traen perjuicios a tu organismo y que además son adictivos, evita los productos ultra procesados y refinados. Cambia los paquetes por cáscaras.

4. No creas en productos “Light” o “Cero azúcar”, ellos en sus ingredientes le disfrazan la azúcar con más de 50 términos que no conocemos (maltodextrina, sucralosa, jarabe de maíz, glucosa, sacarosa, melaza…), porque vas a permanecer más ansioso y engañado.

5. Duerma entre 7-9 horas diarias y evite el estrés. No dormir y estresarse altera el cortisol y cuándo este aumenta, se tiene como consecuencia el comer de manera compulsiva.

6. Relájese, piense en lo que quiere y en dónde quiere estar, aléjese de las situaciones y personas tóxicas, sonría, respire profundo, así podrá activar las 4 hormonas de la felicidad (endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina), ayudándolo a sentirse bien con usted mismo y su proceso.

 

*Contenido Patrocinado por: Tienda de productos saludables  @almaverde_rch