Uno de los considerados más grandes líderes de la política suraméricana en los últimos tiempos, el expresidente uruguayo José “Pepe” Mujica confirmó el domingo pasado, que próximamente dejará su curul de senador, decisión que tomaría tanto por su edad como por motivos de salud.

Esta noticia la dio a conocer antes de emitir su voto en las elecciones departamentales y municipales que se efectuaban en Uruguay, convirtiéndose inmediatamente en los principales titulares de los medios de comunicación nacional e internacional.

“Me encanta la política y no quisiera irme, pero más me encanta la vida. Y como estoy para salir, trato de estirar los minutos que me quedan. Qué defecto, ¿eh?”, expresó a la prensa Pepe Mujica, desde el centro de votación del Frente Amplio (FA), coalición de izquierda que gobernó Uruguay entre 2005 y 2020.

Y aunque en otra ocasión Mujica ya había insinuado su retiro del Senado posiblemente en el mes de octubre, este domingo 27 de septiembre adelantó que si puede se marcharía antes de lo previsto. “Estoy para salir por cuestión de edad, porque tengo una enfermedad inmunológica crónica y es lógico que la política obliga a relaciones sociales. Si me tengo que cuidar, no puedo hablar, no puedo ir a un lado, no puedo ir al otro, soy un mal senador”, precisó el ex mandatario.

Consciente de su edad y de la gravedad de la pandemia que actualmente ataca al mundo entero, Mujica con 85 años, manifestó que debido a su enfermedad no podrá ponerse la vacuna contra el coronavirus en el momento en que salga y agregó: “Yo pensé que esto era una gripecita que pasaba y no es una gripecita, me parece que es como el sida, vamos a tener que acostumbrarnos a vivir con esto”.

Ante los múltiples titulares de noticias que aseguraban que Mujica se retiraría de la política tras anunciar que dejaba el Senado, aclaró estas aseveraciones este martes 29 de septiembre en entrevista dada al portal digital de noticias argentino El Destape Radio.

“Que me retire del Senado, no es idéntico a que me retire de la política. La política me encanta, pero más me encanta estirar la vida todo lo que puedo. Tengo 85 años y ya no puedo tener esa relación social intensa. Que no vaya al Senado es lo de menos, si milité tantos años sin ir”, afirmó el expresidente uruguayo.

En este sentido, se refirió a la situación política de algunos países del continente, como es el caso del golpe de Estado en Bolivia y la coyuntura en Ecuador, Mujica opinó: “En América Latina estamos muy acostumbrados al golpe de Estado de índole militar; ahora hay golpes civiles, con una finalidad parecida, tienden a favorecer los mismos intereses. Nuestra democracia está bastante enferma”. Igualmente, en tono irónico expresó: “En Estados Unidos no va a haber golpe de Estado porque no hay embajada de EEUU”.

Por otro lado, trató el tema sobre el lawfare, al expresar que “en todas partes se usa a la justicia y a los medios haciendo responsables a los adversarios políticos. La democracia entra en cuestión fertilizada por sus propias contradicciones”, puntualizó.