Estas son algunas de las recomendaciones que debe tener en cuenta si se ve enfrentado a esta delicada situación.

Cada diciembre los colombianos disfrutan de los alumbrados en las ciudades y de los espectáculos al aire libre, pero a pesar de las campañas de prevención y las constantes advertencias de las autoridades, el goce de muchos se ve afectado por una situación tan dolorosa como frecuente: una quemadura con pólvora.

Contenido sugerido: 

• ¿Por qué es importante la familia en la enseñanza de la salud bucal?

• Los peligros de la automedicación

• ¿Qué es el ‘Job Crafting’ o construir el trabajo con propósito?

Según el Instituto Nacional de Salud (INS), tan solo en lo que va de este diciembre, ya se han reportado 135 casos de quemados. Y el año pasado, el Ministerio de Salud registró que el número de afectados por la pólvora en el país, entre el 1 de diciembre de 2018 y el 13 de enero de 2019, ascendió a las 832 personas lesionadas, de las cuales 63% son mayores de 18 años y el 37% son menores de edad.

Para evitar las posibles complicaciones de una quemadura, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones que nos ofrece el docente de Enfermería de Areandina, Luis Agreda López:

● Lo primero que debe hacer si se quema, es lavar la herida con abundante agua. Preferiblemente agua muy limpia. El experto también aconseja lavar la herida con una solución salina para poder retirar los restos de pólvora en la herida y evitar que la lesión sea peor.
● Para secar la herida, se debe usar un pañuelo que esté muy limpio y a continuación se debe cubrir con un material estéril como una gasa.
● En el caso de que salgan ampollas, no se deben reventar.
● No debe aplicar ningún tipo de remedio casero a la herida.
● La recomendación más importante es llevar al lesionado inmediatamente al centro hospitalario más cercano y así asegurarse de que recibirá la atención necesaria.

Le puede interesar: 

• Daño en los ojos por uso excesivo de dispositivos móviles

• ¡Vida activa, larga vida!

Si bien todas estas recomendaciones son fáciles de seguir, Agreda asegura que la mejor prevención es evitar el contacto con la sustancia y dejar que los únicos que la manipulen sean profesionales.

Fuente: Fundación Universitaria del Área Andina.