En un 90% Cerrejón decidió disminuir temporalmente la operación en la mina ante la  crisis provocada por el COVID-19 y la necesidad de reducir las posibilidades de contagio entre sus trabajadores, familiares y la población en general por razón de su actividad minera.

Esto atendiendo la solicitud del gobernador de La Guajira Nemesio Roys Garzón y recomendaciones de las entidades gubernamentales, para así contribuir positivamente a la prevención del contagio y la propagación del coronavirus en La Guajira.

La empresa explica que para llevar a cabo este proceso de manera responsable y evitar riesgos relacionados con un cese de las actividades, éste se llevará a cabo de manera escalonada a partir del turno nocturno de este lunes 23 de marzo y por las próximas 48 horas, en las áreas que requieren mayor movilización de personal.

Además, para garantizar la seguridad de la operación, un equipo de contingencia estará al frente de las actividades críticas requeridas para asegurar el cumplimiento de los requerimientos de Ley en temas ambientales, el mantenimiento de los equipos y la infraestructura y cumplimiento de compromisos contractuales de exportación de carbón.

Indica que la decisión de restablecer las operaciones se hará de manera progresiva una vez estén garantizadas las condiciones de seguridad para empleados, contratistas y comunidad, para lo que esperamos contar con el apoyo de las autoridades nacionales, regionales y municipales, de los sindicatos y de todos los trabajadores y contratistas.

La multinacional considera importante recalcar que se mantendrán las inversiones sociales esenciales para las comunidades y los recursos necesarios para llevarlos a cabo. Entre otros, estos compromisos incluyen la distribución de cerca de 7 millones de litros mensuales de agua en los cuales la movilización férrea es un recurso fundamental, con una inversión de más de 2.000 millones de pesos al año.

Además, se coordinarán acciones con el departamento y las alcaldías de las áreas de influencia para ofrecer apoyo específico en temas de salud, por un monto de 2.000 millones adicionales, para afrontar esta situación.