Uno de los beneficiados con el programa de auxilios, becas, patrocinios y ayudas económicas de Cerrejón, es Juan Pablo Gámez, un joven de 22 años de edad quien tuvo la oportunidad de ir a Argentina donde estudió composición de música cinematográfica.

Allí tuvo la oportunidad de destacarse en el programa La Voz Argentina, donde llegó hasta la semifinal comenzando así una gran carrera musical que se augura será exitosa.

Juan Pablo, es un ejemplo de las 17 mil que hay de niños, jóvenes y adultos que han podido acceder a estas ayudas para mejorar la calidad de vida de los trabajadores de la multinacional.

“Desde que estaba en el colegio he tenido la fortuna de contar con los auxilios educativos de Cerrejón, es un privilegio ser hijo de un empleado de Cerrejón. La verdad es que no solo es gratificante recibirlos sino que también es de gran ayuda para todos nosotros como familia”, cuenta Juan Pablo quien es hijo de Jesualdo Gámez técnico de Mantenimiento en Cerrejón.

El joven músico, que en estos momentos promociona su primer sencillo, manifiesta que quiso ir a Argentina porque en Colombia estudiar carreras artísticas es muy complicado.

Juan Pablo Gámez, tuvo una destacada participación en el reality ‘La Voz Argentina’.

“Unos amigos me recomendaron Buenos Aires, y gracias a Cerrejón pudimos cubrir todos los gastos con los auxilios educativos que nos brindan. Estando allá se me ocurrió presentarme en el programa La Voz, cuando Ricardo Montaner en la audición dijo: quiero tu voz, fue un momento único”, relata.

Decidió volver al país para lanzar la canción: Déjalo To’, una mezcla de salsa, funk y reggaetón: “Me vine a Colombia para hacer este lanzamiento, ésta es una canción que le hace honor a mis raíces. En Cerrejón, que es mi casa, estoy promocionado la canción. Agradezco a esta compañía porque ha sido un impulso para mí y muchos hijos de trabajadores. Creo que en la educación y en el conocimiento está el futuro y Cerrejón lo tiene muy presente”, explica.

Cerrejón afirma que contribuir a la formación de niños, jóvenes y adultos como Juan Pablo, que tienen mucho talento y sueñan con un mejor futuro, es una huella imborrable para La Guajira. “Por esta razón, Cerrejón ha invertido más de $211 mil millones en auxilios educativos y becas para los trabajadores y sus hijos, lo que ha permitido contribuir al cumplimiento de más de 17 mil sueños, personas que tienen la esperanza de retribuirle a su región lo que han recibido, para lograr aportar al crecimiento y desarrollo de su departamento”, indica la carbonífera.