Por Fredy González Zubiría – Investigador cultural*.

Partió para siempre uno de los hombres más importantes que ha parido La Guajira: Francisco Justo Pérez van- Leenden, el profesor, el amigo, el hermano.

Nacido en Puerto Estrella (Alta Guajira), dedicó su vida a dos cosas: aprender y a enseñar. Recién egresado de la Universidad Nacional, fue invitado a ser profesor de la entonces recién creada Universidad de La Guajira.

Durante su periodo como rector fue el padre y gestor de la ciudadela universitaria e impulsor de los programas Lenguas Modernas y Licenciatura en Etnoeducación; y del Centro de Información sobre Grupos Étnicos CIGE. Inició en Uniguajira las publicaciones académicas dando pasos firmes en el crecimiento cualitativo del Alma Mater.

Su ejercicio de vida era la academia, a ello dedicada su tiempo laboral y libre, sus días y sus noches. Siempre sacaba el espacio para asesorar y para apoyar a quien lo requería. Tenía claro lo importante que La Guajira realizara sus propias investigaciones sobre su problemática. Conocía lo esencial para la etnia wayuu y para La Guajira que el wayuunaiki se escribiera en la cotidianidad.

Justo nos enseñó la esencia del verdadero maestro. Entre las frases que le escuché en 25 años de amistad están: “Se debe enseñar con generosidad, enseñar todo lo que se sabe, sin ocultar nada”, “El maestro gana cuando el estudiante aprende”, “el papel del maestro no es demostrarle a sus estudiantes que él sabe más sino acompañarlos al conocimiento”.

Buen conversador y alegre, su sonrisa quedará grabada en todos los que lo conocimos. Le huía al protagonismo y jamás permitió que sus inconformidades se convirtieran en rencores. Era tan consciente que la vida es corta que nunca dedicó minutos a la intriga ni hacerle daño a nadie.

La Guajira ha perdido a un hijo excepcional y la Universidad de La Guajira uno de sus grandes impulsores y maestros. La tristeza nos invade en este momento.

Amaba la academia, amaba la Universidad, amaba a La Guajira.
Gracias Justo, donde quieras que estés.

*Las opiniones expresadas en este espacio son responsabilidad de sus creadores y no reflejan la posición editorial de revistaentornos.com