Una comunidad wayuu del área rural de Riohacha entregó dos felinos que mantenían en cautiverio y que apenas tenían unos días de nacido.

Según Corpoguajira, un ciudadano avisó al grupo ambiental de la Policía Nacional, por lo que funcionarios de esta entidad se trasladaron al lugar, pero no encontraron los animales.

Sin embargo, después de un trabajo de sensibilización en el que se informó que mantener la fauna silvestre en cautiverio se considera delito penal, uno de los miembros de la comunidad indicó que tenía los dos pequeños pumas.

La autoridad ambiental explicó que Yaguarundi o Gato moro un mamífero carnívoro de la familia Felidae de pelaje pardo a negro uniforme, cuyo estado de conservación se considera de preocupación menor, es un felino más pequeño que el puma Concolor.

Cumpliendo el protocolo, los individuos fueron puestos a disposición de Corpoguajira, donde sus profesionales valoraron y evaluaron las condiciones; determinando que para su sano desarrollo deben pasar por un proceso de levante teniendo en cuenta que tienen pocos días de nacidos, y al no tener a la madre a su lado no cuentan con las condiciones de supervivencia óptimas para regresar de inmediato a la vida silvestre.