La Gestora Social, Marisol García disfrutando del parque ecológico con los niños del barrio Las Marías.

Más de 140 recicladores organizados, que integran la Corporación Socioambiental de Recicladores de la Costa Reciclemos con Amor (Corprecam) lideraron un proyecto comunitario con el fin de brindar un espacio de diversión para niños de un sector vulnerable de Riohacha.

La idea de construir un parque ecológico logró cristalizarse, gracias a la Gestora Social del Distrito Marisol García, quien al conocer la iniciativa brindó su apoyo inmediato, además se sumó la empresa Ekored, la Dirección de Medio Ambiente, Interaseo y Corpoguajira.

Tras varios meses un arduo trabajo, los niños y niñas del barrio Las Marías, ubicado en la comuna 10 de la ciudad, ya disfrutan del parque construido con material reciclable,  además están comprometidos con su cuidado y mantenimiento, ya que durante todo el proceso, la comunidad recibió charlas sobre la importancia de reciclar, el cuidado que la población debe tener con el medio ambiente, además participaron de una jornada de limpieza en el sector.

Contenido sugerido. Entidades nacionales e internacionales realizaron brigada de limpieza en Maicao.

Todos los actores participaron del acto de inauguración del parque.

“La satisfacción más grande es ver la sonrisa de los niños y sus familias, viendo este espacio de esparcimiento, de recreación en una zona en donde no existía nada, trabajar en equipo y lograr este gran sueño en esta comunidad tan vulnerable”, sostuvo la Gestora Social durante el acto de inauguración del parque.

Durante el evento de inauguración del parque, las entidades explicaron que fueron los recicladores de Corprecam quienes se encargaron de proveer el material plástico  a la empresa  Ekored, como materia prima para la construcción del parque ecológico.

Fueron de 50 toneladas de botellas las que fueron recolectadas en la ciudad, las cuales dejaron de contaminar el relleno sanitario, ir al río o al mar, para transformarse en madera plástica y fibra textil, para lograr una infraestructura que tiene una vida útil de más de 30 años.