Con 9.5 millones de toneladas de carbón exportadas en el primer semestre de 2020, la multinacional carbonífera Cerrejón registró la cifra de exportaciones más baja para este periodo en los últimos 18 años.

Según la empresa, comparando con la producción del primer semestre de 2019, hay una reducción de 3,8 millones de toneladas. “Este resultado es la consecuencia de la reducción de la demanda de carbón, la falta de acceso a reservas más rentables por diferentes fallos judiciales, como La Puente y la crisis generada por el COVID-19, lo que nos ha llevado a una situación nunca vista”, agrega la multinacional.

Adicionalmente, el precio del carbón en los primeros seis meses del año ha caído un 26% con respecto al mismo periodo del 2019. Una tendencia que se mantiene y que ha llevado a precios, en algunos momentos, por debajo de los 33 dólares por tonelada.

Lo anterior se ha visto reflejado en los resultados financieros de Cerrejón. En el primer semestre de 2020 hubo una pérdida de 368.000 millones de pesos.

“El mundo ha cambiado y por lo tanto debemos cambiar y adaptarnos para que Cerrejón siga existiendo por muchos años más, esto es una responsabilidad de todos nosotros. Como parte del plan de transformación para superar esta crisis, hemos venido implementando ya varias iniciativas. El cambio de turno es una más, que se ha estudiado en detalle desde todos los ángulos. Sabemos que es una iniciativa compleja y que cambiará la forma como veníamos trabajando, pero como siempre, todo lo que hacemos lo hacemos de una forma responsable y asegurando la salud y seguridad de todos nuestros trabajadores y contratistas”, afirma Claudia Bejarano Presidenta de Cerrejón.

Por otra parte, Cerrejón se encuentra en estos momentos en la negociación de una nueva Convención Colectiva con Sintracarbón. “A pesar de la situación económica, la compañía ha presentado una muy buena oferta que mantiene los excelentes beneficios económicos que ofrece la empresa a cada trabajador y que son superiores a los que reciben muchos trabajadores en La Guajira”, señala Claudia Bejarano.

Entre estos beneficios destacan el subsidio de un 89% del costo del plan de medicina prepagada, con acceso a más de 4.000 medicamentos a un 20% o menos de su precio de venta al público; auxilios universitarios de más de 11 millones de pesos por semestre, sin límite en el número de hijos; o acceso a un crédito de vivienda con tasas inferiores al mercado, entre el 3% y 4%. Solo por firmar la Convención Colectiva, Cerrejón daría a cada trabajador un bono de 5,5 millones de pesos.